Power Line

ENEL, EL GRAN GANADOR DE LA SUBASTA ELÉCTRICA

Sólo cuatro de los siete ganadores originales de la primera subasta de energía de largo plazo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ganaron en realidad estos contratos de suministro de energía y certificados de energía limpia (CEL), mientras que otra empresa fue desechada al cometer un error en su oferta y dos más salieron del proceso, sin que se detallara el porqué de este nuevo resultado, precisó la Secretaría de Energía.

Las empresas cuya oferta permaneció en el segundo proceso fueron: la italiana Enel, la estadounidense SunPower, la canadiense Recurrent, con tecnología fotovoltaica, y la mexicana Energía Renovable del Istmo, con un parque eólico. Francesco Venturini, consejero delegado de Enel Green Power, que obtuvo 41% de la energía que se generará en total, dijo que su empresa invertirá 1,000 millones de dólares en la construcción de las nuevas plantas, ya que “México es un mercado fundamental para todos los jugadores del sector”.

La Subsecretaría de Electricidad únicamente detalló que a lo largo del día posterior al primer anuncio se hizo una valoración de las ofertas y se invalidó la de la ibérica Gestamp Wind, que se equivocó al ofertar el precio unitario por megawatt y no el precio anual de la energía. Sin embargo, la mexicana Parque Eólico Reynosa II y la holandesa Alten Energía, que juntas habían ganado 36% de la oferta original, fueron eliminadas de la lista de ganadores.

A la vez, se añadieron siete nuevos ganadores, cuatro empresas fotovoltaicas y tres eólicas, que en conjunto instalarán 1,467 megawatts nuevos en el 2018, que representan 53% de la capacidad que se adjudicó en la subasta.

Los nuevos ganadores fueron Energía Renovable de la Península, Aldesa Energías Renovables, Vega Solar 1, Jinkosolar Investments, Sol de Insurgentes y Consorcio Energía Limpia 2010.

Incluso los industriales no se enteraron de que se llevó a cabo un segundo proceso, como detalló Rafael Valdez Mingramm, director para América Latina de Envision, la controladora que junto con Vive Energía conformaron la empresa Energía Renovable de la Península, la cual ganó uno de los parques eólicos en la segunda vuelta de la licitación. Fue hasta la mañana del anuncio del segundo proceso, cuando supo que habían ganado con una oferta eólica para la península de Yucatán, según explicó, y argumentó que un error humano, como el de la empresa y el que presuntamente cometió el Cenace, servirá para mejorar futuros procedimientos de este tipo.

Para la experta en el sector energético Miriam Grunstein, las ofertas fueron demasiado bajas, de manera análoga a las regalías demasiado altas de la tercera licitación petrolera de la Ronda Uno. Ello lleva pensar que las empresas ofertaron para ganar y no para llevar a cabo los proyectos, dijo. Respecto de la transparencia del proceso, aseguró que la autoridad “debió haber aceptado el error y se debieron disculpar, además de que no se reconoció públicamente que hubo un error y que se repitió el proceso”.

REFERENCIA

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *